viernes, 2 de enero de 2009

El 2008

Hace un año escribía una entrada donde explicaba mis esperanzas para el año 2008, y ayer ese año ha terminado. Mentiría si dijera que ha sido peor que el 2007. He cumplido algunas metas y he fijado otras nuevas. He tenido muchos momentos buenos, y muchos momentos malos. Pero lo más importante es que en este año que acaba de terminar crecí como persona y aprendí a comprender muchas cosas. Cosas sobre mí y sobre la gente en general.



He comprendido que no tiene ningún sentido guardar rencor hacia nadie, especialmente cuando se lleva más tiempo enfadado del que fue positivo con esas personas. He aprendido a tener más autocontrol y no perder los papeles tan fácilmente. Y en resumen, he aprendido a relacionarme con el entorno que me rodea de una manera más satisfactoria. Eso no significa que esté de acuerdo con todo lo que ocurre a mi alrededor. Todavía me gustaría poder cambiar un montón de cosas, pero no saber interactuar con lo que nos rodea es algo que solamente nos va a traer consecuencias muy negativas. Además la única forma para poder cambiar las cosas en un entorno es estar completamente integrado en él. Desde este blog os recomiendo que no os obsesionéis con asuntos que carecen de sentido ni con propósitos estúpidos. En vez de eso gastad vuestro tiempo en intentar encontrar el camino correcto y caminar por él. Personalmente intentaré que este nuevo año sea al menos tan satisfactorio como el que ha terminado. Feliz 2009 y un saludo a todos los lectores.