domingo, 2 de junio de 2013

Tanto remar para morir en la orilla

Imagen sacada de Riazor.org


Es duro. Más duro de lo que pensábamos hace unos pocos meses cuando estábamos más que hundidos en la clasificación. Lo que entonces parecía imposible, ayer sólo era difícil. Pero no se pudo.

Delante había una Real Sociedad que con el equipo que tiene, su juego y  la temporada que hizo se merece ir a la Champions League. Es el equipo que más me ha sorprendido en esta liga. El partido se salió a jugar con más corazón que cabeza. Una defensa demasiado adelantada desde el principio, y con muchos errores cuando tenía que actuar, Aranzubia tuvo demasiado trabajo. Se notó mucho la ausencia de Marchena, jugador fundamental en este equipo. La otra clave del mal partido fueron los nervios. Muchos nervios y mucha ansiedad. Centros que no llegaban, malos remates y varias ocasiones muy claras que se fallaron, y cuando nos quisimos dar cuenta, nos quedamos sin tiempo para hacer nada. No se puede decir que al menos no lo han intentado, porque incluso Nélson Oliveira corrió y luchó, después de lo que le pasó hace dos semanas.



No nos vamos a segunda por ese partido. Hemos hecho una temporada muy mala en general. Completamente a rachas, con muchos errores de gestión y de juego, perdiendo muchos partidos en los que se podía haber sacado más, hecho más. Muchos llegaron incluso a perder por completo la fe. Me alegro mucho de que llegara Fernando Vázquez a darle otro aire al equipo, a hacernos creer, recordar por qué somos del Dépor e ilusionarnos con nuestro equipo. Eso es impagable aunque ahora la caída parezca más dolorosa. Para un equipo pequeño como el Deportivo, las auténticas derrotas vienen cuando se desperdicia una oportunidad de ganar un título. Esas oportunidades siempre vienen precedidas de mucho trabajo y otros factores que no se pueden controlar. Son muy escasas. Oportunidades de volver a primera, si la situación económica del club lo permite, habrá muchas. Es más, yo preferiría pasar un par de años en Segunda División para volver con un proyecto de futuro sólido, que jugárselo todo a subir tras un sólo año en el infierno, para luego tener una plantilla llena de parches.

Me da especial pena que Valerón se despida así. El hecho de que se le haya acabado la paciencia y se quiera marchar refleja mucho cómo deben estar las cosas internamente en el club. Pero él siempre lo ha dado todo por este equipo. Incluso ayer, donde tras una primera parte discreta corrió como nadie en la segunda. No merece irse así.

Lo otro que me da especial pena es que sea el Celta el equipo que finalmente se salvó. A mí lo que más me hubiera gustado es que los dos se salvaran, pero si el Deportivo ha de bajar preferiría que el Celta nos acompañara, para poder seguir disfrutando de esos derbys llenos de rivalidad. Además creo que ellos no merecían para nada ser los que se salvaran al final. No se lo merecían por equipo, lleno de jugadores irrespetuosos a los que la Primera división les viene grande. No se lo merecen por el entrenador que tienen, a veces tan irrespetuoso como sus jugadores. Y por encima de todo no se lo merecen por afición, una lamentable afición que siempre se acuerda del vecino, alegrándose más de nuestros fracasos que de sus éxitos. Siempre muy victimistas. Los malos comportamientos de unos pocos ultras que tiene cualquier afición aquí se convierten en la tónica general, mientras el respeto y sana afición que debería reinar se da sólo en unos pocos seguidores (caso de @AnxoSilva, @weif3 y @Samu_Stanfield). Yo no me esperaba que esa afición fuera así hasta que  empecé a tener más contacto con ella este año. Algo que puede ilustrar mi opinión sobre el Celta es su camiseta de apoyo a la Real o el último párrafo del acta arbitral de su partido de ayer:

5.- OTRAS OBSERVACIONES O AMPLIACIONES A LAS ANTERIORES
A las 11:58 horas, en la zona de aparcamiento del Estadio de Balaidos, previo a la reunión protocolaria prepartido, el Delegado del R.C.D. Espanyol, José María Calzón Calzón, se dirigió a los miembros del equipo arbitral en un tono jocoso en los siguientes términos: "estábamos arreglándolo todo, no hace falta ni que arbitréis", en presencia de todos los participantes de dicha reunión. Estos hechos fueron captados por una cámara de televisión. El inicio del encuentro se demoró 45 segundos porque la megafonía del estadio estaba encendida teniendo que ser advertido el delegado de campo para detenerla

¿Qué pasará ahora con el Deportivo? Con la situación económica que hay es muy complicado de decir. Si el club no desaparece lo mejor que podría pasar es que Lendoiro dejara su puesto y Fernando Vázquez mantuviera el suyo, para empezar un proyecto deportivo de cero. Si eso pasara tenemos jugadores para hacer un buen papel en Segunda División. Muchos jugadores muy importantes se marcharán, pero tirando de los jugadores que quedan, y de la cantera, se puede hacer un 11 competitivo que se pueda retocar con muy poco esfuerzo económico. Un ejemplo si se puede traer a Xisco:


Pero lo más importante es que se hagan las cosas bien. El resto es secundario. Lo que está claro es que yo seguiré animando al Dépor sin importar en qué división juegue. Le debo demasiado como para dejarlo tirado. Un saludo a todos los lectores.

No hay comentarios: