jueves, 13 de enero de 2011

Porque hay cosas que nunca se olvidan

No, no es una entrada sobre un gran rencor guardado. Tampoco es una entrada sobre los momentos que nunca olvidaré. Esta entrada es para presentaros un corto de Lucas Figueroa que se llama precisamente "Porque hay cosas que nunca se olvidan". Recientemente ha entrado en el libro Guinness de los récords como el corto más premiado de la historia, alcanzando casi 300 premios en numerosos festivales. Un saludo a todos los lectores y espero que os guste:





1 comentario:

Harapos dijo...

Pues no lo entiendo muy bien. A mi no me ha gustado nada :( Como pura anécdota decir que una pared del grosor que deja ver la ventana de la señora, no temblaría ni con un coche empotrándose, no les costaba nada poner una pared de madera... pero eso es una minucia al lado de la moraleja ultrachunga y el mensaje que deja el corto.

Eso sí, las imágenes aéreas del principio son preciosas y muy logradas.