miércoles, 29 de diciembre de 2010

Epic Rap Battles of History

Abe Lincoln vs Chuck Norris





Darth Vader vs Hitler


Justin Bieber vs Beethoven



Albert Einstein vs. Stephen Hawking

martes, 28 de diciembre de 2010

Informe Robinson

Os presento un documental futbolístico que me ha encantado. Os ayudará mucho a comprender el juego mucho mejor y es muy fácil de ver. Se emitió el pasado día de Navidad en Canal + y consiguió triplicar la audiencia media del programa. Si lo preferís también se puede ver íntegramente en la página web del programa. Ya me diréis qué os parece:

>


Un saludo a todos los lectores.

sábado, 25 de diciembre de 2010

La ley Sinde

En pleno día navideño aprovecho para hablar de esta ley tan polémica que fracasó en el Congreso hace unos días. Sé que quizás no es el mejor día para ponerme a hablar de esto, pero seguramente si no lo hiciera hoy que tengo tiempo de sobra acabaría por no hacerlo nunca.



Antes de nada me gustaría decir que no creo que los internautas tengamos completo y absoluto derecho a descargarnos cómodamente cualquier tipo de material de Internet. Los artistas tienen derecho a ganar dinero con sus obras, porque estamos hablando de su trabajo. También comprendo perfectamente que esos artistas puedan sentirse robados cada vez que alguien se descarga material suyo, aunque estoy muy cansado de que se pongan a hablar como si cada descarga fuera una entrada de cine perdida o un disco vendido menos, eso simplemente es una estupidez. Tienen perfecto derecho a intentar luchar para que la piratería que tanto daño les hace a sus ingresos vaya a menos y se acabe. Pero, y aquí es a donde quería llegar, esta ley no es la forma, al igual que lo que se ha hecho en este país a favor de los derechos de autor en los últimos tiempos.

Porque esta ley pretendía entre otras cosas que el gobierno pueda cerrar páginas web por vía administrativa, sin necesidad de acudir a un juez, y eso es algo que no se puede permitir. Juicios para cerrar páginas de descargas es algo que lleva existiendo desde hace un tiempo (lógico y normal) pero últimamente estaban fracasando bastante porque se encontraron con páginas como vagos.es a las que muchos internautas acceden para descargarse material, pero que no contienen ningún tipo de material protegido, si no que contienen enlaces a lugares de donde se pueden descargar (normalmente a sitios web como Rapidshare, Megaupload y similares). De esa forma ninguna de esas páginas fue obligada a cerrar, porque eso sería como si a mí me acusaran de piratería por decirle a alguien dónde está el top manta de mi barrio, simplemente no tiene sentido y sería fruto de la absoluta impotencia.

Con la ley Sinde aprobada simplemente podrían saltarse lo que tiene que ver con la vía judicial y cerrar las páginas web que se les antoje. Muchos creerán que los que dicen que esa ley va en contra de la libertad de expresión son solamente niñatos que quieren seguir descargándose todas las películas de la cartelera y discos a la venta para disfrutar de ellos gratis, pero yo realmente pienso que es un primer paso para que Internet se convierta en una dictadura. Si empiezan por cerrar páginas web acusándolas de piratería sin tener ningún contenido protegido, nada les impedirá cerrar dentro de un tiempo cualquier página que tenga contenido que no les guste, por ejemplo cualquiera que exprese opiniones en contra de las acciones del gobierno, y eso es atentar contra la libertad de expresión.

Por todo lo que dije hasta ahora me alegro enormemente de que la ley haya fracasado en el Congreso, pero no se puede cantar victoria todavía. Se ha rechazado por muy poco, y porque ante todo los partidos políticos intentaron sacar tajada a cambio de votar a favor, y como no consiguieron lo que querían, muchos votaron en contra. Parecía que lo que menos les importaba era lo que significaba esta ley y todas las consecuencias que puede traer. Sinde llevará la ley ante el Senado para intentar que sea aprobada y esa será la hora de la verdad. Veremos lo que pasa. Hasta entonces podéis pasar el rato leyendo todo tipo de opiniones por la red, de artistas criticando a los políticos por haber rechazado la ley (quizás sea el artículo de Alejandro Sanz el que más opiniones genera) porque esa ley les traería muchos beneficios; y de internautas que quieren conservar la red tal y como está.

Quiero dejar como reflexión final esta lista de las películas más descargadas en 2010, según TorrentFreak. Casi todas grandes éxitos de taquilla (gracias a i-chan por enseñármela en Área 42). Quizás no tenga tanto sentido culpar a la piratería de los fracasos cinematográficos como puede parecer a simple vista. Un saludo a todos los lectores, y para que no me pase lo mismo que a Cuatro aquí os dejo los enlaces al blog de JRMora y a Sinergia Sin Control, de donde saqué las imágenes que ilustran esta entrada.



domingo, 19 de diciembre de 2010

¿Por qué se dice lo que se dice? (capítulo 1)

Esta entrada es de las que me gustan. Aprender curiosidades de todo tipo de una de mis grandes aficiones. Esta sección trata sobre por qué se dicen algunas palabras, expresiones, o refranes que están muy presentes en nuestro idioma:

El que se fue a Sevilla perdió su silla: Durante el reinado de Enrique IV, don Alonso de Fonseca era el arzobispo de Sevilla. Un joven sobrino suyo fue designado arzobispo de Compostela, pero como don Alonso tenía miedo de que el joven no supiera realizar su tarea con éxito (por aquel entonces había bastante revueltas en Galicia) se ofreció a sustituirlo temporalmente hasta que las cosas estuvieran más calmadas y le fueran más fáciles, mientras él se ocupaba de las gestiones en Sevilla. Todo salió cómo estaba planeado pero cuando don Alonso volvió a Sevilla se encontró con que su sobrino se negaba a abandonar el puesto que había ocupado temporalmente (esta juventud...). Para poder solucionar el conflicto fue necesaria la intervención del Papa y del rey Enrique. Es irónico que el dicho se originara por alguien que se fue de Sevilla y no que fue a Sevilla.

Alarma: Me siento bastante tonto por no haberme dado cuenta del origen de esta palabra hasta que leí sobre ello. En la Edad Media las armas solían colocarse todas juntas en los castillos. En caso de ser atacados el vigía gritaba "al arma" para movilizar a todas las tropas y luchar.

Irse a tomar por culo: Tiene origen militar. Antiguamente (pero antiguamente de verdad, no como cuando los viejos usan ese término para contar cosas de cuando eran niños) la sodomía y la homosexualidad no estaban para nada mal vistas, siempre y cuando fuera algo que se realizara en la intimidad. Los soldados acostumbraban a llevar con ellos a sus amantes (que además solían ser niños). Cuando llegó el cristianismo obviamente quisieron acabar con esas prácticas tan viciosas (hombre, no era normal haber pasado por un Diluvio Universal para ahora permitir estas cosas) y las prohibieron, con lo que a los soldados no les quedó otra que tener a sus amantes cada vez más alejados de los campamentos, con lo que se empezó a decir "irse a tomar por culo" o "estar a tomar por culo" para expresar lejanía.

Ser una bicoca: Bicoca era una población italiana donde Carlos V se enfrentó a Francisco I de Francia en 1522. La victoria fue tan clara y fácil que los españoles decidieron incorporarla al diccionario como sinónimo de algo de fácil obtención y de poco valor. Eso sí que es una forma de mofarse del enemigo derrotado.


Gringo: hay varias versiones. La que más me gusta es que en la guerra de 1847 entre México y los Estados Unidos estos últimos iban de verde, y los mexicanos les decían "Green go home".

No dar un palo al agua: Tiene origen marinero, y se refería a los remeros más vagos que no colaboraban con el resto de sus compañeros.

Irse al quinto pino: esta expresión procede de Madrid. A principios del siglo XVIII se plantaron en el paseo de Recoletos (ahora Paseo de la Castellana) cinco frondosos pinos, muy separados entre sí, que se solían utilizar como punto de encuentro. El quinto se encontraba casi en las afueras de la ciudad.

Poner los puntos sobre las íes: Cuando en el siglo XVI se adoptaron los caracteres góticos era fácil que dos íes se confundieran con una "u". Para evitarlo se colocaban unos acentos sobre ellas y la costumbre se extendió hasta la "i" latina.

Espero que os haya gustado. Un saludo a todos los lectores.