domingo, 28 de noviembre de 2010

Tiempos difíciles

Vivimos unos tiempos muy raros. Los coches en vez de intentar evolucionar para conseguir ser aviones en miniatura, lo hacen para ser coches de radiocontrol gigantes. En el colegio enseñan cosas erróneas. Mientras el país atraviesa una situación de crisis económica, muchos prefieren quedarse en el paro en vez de trabajar cobrando un poquito más de lo que les dan por no hacer nada, y esos mismos se quejan de lo mal que están las cosas, al mismo tiempo que otros hacen estudios estúpidos o montan guerras por Boxxy (que es el nombre de una tía, no un medio para montar guerras).

Hacen sabores de patatas fritas y de helados muy raros. La persona más famosa del país lo es por haberse tirado a un torero hace muchos años (y sí, es más famosa que el propio torero) seguida de cerca por gente que ha cometido enormes estafas y al salir de la cárcel recibe grandes sumas de dinero por conceder entrevistas. Los móviles funcionan con cualquier cosa. Los concursos de la televisión ya no van sobre descubrir a gente con una gran inteligencia, sino de encerrarlos en casas de locos para ver quién es el que está más loco. Poner un disco de música en una peluquería es un delito más grave que un hurto menor. La ciudad en la que vivo tiene cada vez más centros comerciales que cada vez son más grandes y con más tiendas, mientras hay cada vez menos sitios donde poder aparcar el coche. En su lugar hay aceras y medianas muy bonitas, que no dejan a los coches ni apartarse para dejar pasar a las ambulancias.



Se lucha con uñas y dientes para que no se experimente con animales mientras se experimenta con personas. A los jugadores de los grandes equipos de fútbol les compensa hacer que los expulsen a veces. Ni siquiera los animales se comportan como esperamos que se comporten. Aunque a veces la Naturaleza sigue demostrando que es muy lista y sabia.



Lo único que nos podría salvar sería tener un hipotético gobierno con Barja de presidente, Rubalcaba de vicepresidente y Rodrigo Rato de ministro de economía. Y por Dios, si queréis dejar un ministerio de igualdad, dejadlo, pero que esté dirigido por un hombre y una mujer al mismo tiempo, porque si no eso ni es igualdad ni es nada.

Como ya habréis podido adivinar, esta actualización no va muy en serio pretende criticar nada realmente, lo que intenta es mostrar una reflexión en la que llevo pensando unos días: Las nuevas suscripciones que añado al Google Reader son cada vez más graciosas y/o demenciales, y menos interesantes por su contenido cultural y enseñanzas que aportan. Por suerte sigo leyendo las primeras como el día el que las añadí. Un saludo para todos los lectores.

3 comentarios:

Iacus dijo...

Menos mal que has dicho que no va muy en serio, porque yo no creo que el estudio donde concluyeron lo de las camareras sea estúpido, ni recuerdo ninguna época en la que concursos de televisión tratasen de buscar a gente de gran inteligencia (ahora mismo no soy capaz de imaginar cómo se haría un concurso así).

También he de decir que esa lista de cosas erróneas no coincide demasiado con la lista de cosas erróneas que me enseñaron a mí (la mía se parecería más a esta: http://vicisitudysordidez.blogspot.com/2010/03/catorce-hechos-conocidos-por-todos-que.html)

Y me aterra pensar cómo serían los exámenes de conducir si realmente tuviéramos coches voladores como en Regreso al Futuro.

Vamos, que no creo que el mundo esté peor de lo que debería. Lo que pasa es que con internet, nos enteramos de más cosas, xd.

PD: Que cabrones los del ABC eligiendo el titular. No me creía que Barja pudiera soltar una chorrada tan grande, hasta que leí el contexto del artículo.

Nirei dijo...

Una pequeña anotación a Iacus: En "la dos", al menos la última vez que miré, aún echaban "Saber y Ganar". La gente que concursa suele dejarme bastante boquiabierto.

Creo que el Frizork tenía una entrada en la que comentaba como antes a los concursos de la TV solo iban "superhombres" y "supermujeres" medio omniscientes. xD

Iacus dijo...

Ya se que en la 2 echan Saber y Ganar, pero Frizork hablaba de inteligencia. Algo que es muy difícil de medir y presentar en un formato de concurso de televisión.

Cada vez que alguien dice Superhombre o supermujer me viene a la cabeza el concepto de Nietzsche y, creeme que aunque algún concursante de Saber y Ganar se acercase a ser una "superpersona", sería muy difícil darse cuenta sólo viendo el programa...