lunes, 16 de noviembre de 2009

La noche y el silencio

La actualización de hoy es un relato que hice pensando en la cuarta edición del Fanzine de Área 42. Todavía queda mucho tiempo de plazo, que mientras los demás utilizan para escribir, yo usaré para decidir si envio el relato o no. Lo publico aquí para que todos los que lo lean puedan darme opiniones y/o sugerencias que tendré en cuenta. Espero que os guste:

16 de Noviembre de 2009. Es de noche, y es una noche muy tranquila y quieta. Es la clase de noches en las que pueden pasar esos momentos mágicos que siempre recordarás. O la clase de noches en las que te vas a dormir contento, feliz, relajado, con la imagen mental de las cosas buenas que han ocurrido. Pero también puede ser una de esas noches de reflexión, donde piensas y das vueltas a lo que te ha pasado durante el día, en las que intentas averiguar qué hiciste bien, qué hiciste mal, qué sentido tiene todo y hacia dónde te estás dirigiendo. Para mí esta noche tan quieta es de ese último grupo.


Y normalmente me gusta hacer eso. Me gusta analizar lo que ha ocurrido, mirar hacia el horizonte y ver hacia dónde me llevará, comprender qué pensaban y sentían los demás cuando hablaban conmigo, decidir hacia dónde debo seguir caminando. Pero hoy no, porque hoy sé que por mucho que me esfuerce en caminar hacia algún lugar, no me moveré del sitio, ni siquiera importa si el rumbo que intento tomar es el correcto o no. Hoy solamente puedo ver una y otra vez las mismas cosas, los mismos momentos con los que ya he llegado a todas las conclusiones a las que podía llegar, pero que siguen aquí atormentándome. Me veo a mí mismo empezando a escribir un capítulo de mi vida, usando una pluma para que quede más bonito, para que quede perfecto y al mirar atrás pueda sentirme orgulloso; pero sólo he conseguido que acabe todo borroso y lleno de manchones, porque no sé escribir con pluma. Me veo a mí mismo con un martillo y un cincel, intentando esculpir en piedra unas columnas robustas y fuertes, que aguanten el peso de todo lo malo que pueda venir en el futuro. Repasándolas una, y otra, y otra vez para corregir todos los defectos que les voy encontrando; pero sólo he conseguido tener unas columnas demasiado delgadas que se han venido abajo con la primera brisa de viento, porque no sé esculpir columnas. Me veo a mí mismo intentando tragarme toda la incertidumbre y todos mis miedos, intentando parecer fuerte, valiente, seguro y constante en los momentos de debilidad, para que las personas más cercanas puedan apoyarse en mí y sentirse mejor. Pero sólo he conseguido parecer una persona fría y calculadora, sin una pizca de pasión, porque no sé parecer fuerte y al mismo tiempo mostrar lo inseguro que soy en realidad.



¿Por qué estoy viendo todas esas cosas una y otra vez? Ya no voy a sacar más conclusiones, ya no voy a poder arreglar nada. Quiero parar. Quiero poder dormir con tranquilidad. Quiero ir al mar y tirar esa pluma, ese martillo, ese cincel y toda esa seguridad para no volverlos a ver nunca más. Para que la corriente los lleve hasta donde no puedan atormentar a nadie. Pero el silencio no me deja. El silencio solamente sirve para recordar al hombre todos sus miedos, amplificar sus inseguridades, dar rienda suelta a su cerebro y que se dirija por senderos completamente desconocidos e imprevisibles, de los que no sabemos cómo volverá. No quiero eso, quiero escuchar ruido de gente que se marcha a trabajar, de niños que van al colegio, de gaviotas que van a recibir barcos al puerto, de viento viajando entre las ramas de los árboles. Quiero que mi interior vuelva a relacionarse con mi exterior en vez de bucear dando vueltas sobre sí mismo. Pero ese silencio sigue ahí y no me deja. Tengo que hacer que se marche. Tengo que hacer que se calle. Pero no sé como, y no puedo más que seguir encerrado en mí mismo mientras veo cómo esta noche está empezando a irse, terminando con el final más horrible de todos: un largo silencio. Nada debería terminar nunca con un largo silencio.

18 comentarios:

huellasdetinta dijo...

Es la primera vez que me gusta algo de lo que escribes de verdad.

Son los momentos de tensión los que nos impulsan hacia la verdad.

Felicidades, yo de ti lo publicaría.

Anónimo dijo...

Es un relato genial, simplemente genial y dice cosas por las que todos hemos pasado al menos una vez!!!publica publica!!

Un besiño

Rebeca

Javier dijo...

ya te dije que admiro la forma de expresarte que tienes en este blog y ahora lo repito una vez mas. Genial!

en cuanto al mensaje, las cosas tienen toda la importancia que quieras darle. Lo que si, no puedes pasarte la vida analizando, porque sino, no vives... esta bien que recapacites sobre las cosas, ya lo has hecho, lo plasmaste de una forma estupenda en el blog y ahora tienes que marcarte nuevas metas y seguir adelante.

Ten claro que elijas el camino que elijas estaremos todos ahi para ayudarte. Te felicitaremos cuando hagas las cosas bien y te avisaremos cuando las hagas mal. No te detengas!







Beeesiiiitoosss Grrrmmm jjejej

Ann dijo...

Mandalo, mandalo, mandámelo!

Con lo que a mí me gusta dormir y las pocas horas de sueño que tenía el año pasado...

Preguntáselo al padre, que era para un trabajo suyo de clase.

Iacus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Iacus dijo...

No veo por que no lo ibas a mandar. Ya lo tienes escrito, no?

lucy dijo...

No, no lo publiques

Frondoso dijo...

Este relato me ha gustado más que el que publicaste en “La Voz de Galicia” bajo el seudónimo “José Marín González”... xDD. Se ve que con el paso de los años la técnica del escritor va mejorando. Yo que tú lo publicaría. Es formalmente impecable, y el contenido me parece interesante. Por cierto, me ha sorprendido el uso que haces de la anáfora, muy presente en los discursos de Obama y Cicerón. Es una figura que imprime una gran fuerza a la narración:

Líneas 19, 23 y 29-30: “Me veo a mí mismo...”.

Líneas 38 y 39: “Quiero...”.

Líneas 51 y 52: “Tengo que...”.

Tengo curiosidad: ¿has leído alguno de los discursos de Obama y, vista la efectividad de esta figura retórica, la has incorporado al relato?

Frizork dijo...

Jou, el relato de La Voz de Galicia tampoco estaba tan mal :( Lo de la anáfora, es una figura que ya conocía porque varios letrosos me han dicho que utilizo bastante al hablar (y por haberla estudiado en el instituto, claro xD) y aquí la utilizo más a menudo de forma intencionada. Aunque nunca he leído ningún discurso de Obama (lo más parecido es cuando vi aquel al que ponían música)

Me alegro de que os haya gustado :D

Frondoso dijo...

A ver, “Entérate” no es un mal relato, a pesar de que hay expresiones en él que no quedan bien en absoluto (eso de “asignaturas como tochos”, sin ir más lejos), pero “La noche y el silencio” lo supera. Tu estilo ha mejorado, y eso es bueno. Es tu mejor trabajo, aunque esto no dice mucho a mi favor como crítico, ya que sólo he leído dos. Si hay más, por supuesto los leeré.

Por cierto, hace ya varios años que te conozco (cerca de diez, diría), y no recuerdo que utilices la anáfora con tanta frecuencia cuando hablas. De todas formas, si puedes lee alguno de los discursos de Obama porque, aparte de ser maravillosos, utiliza, además de la anáfora, otras figuras retóricas que te podrían servir para tus futuros relatos. Te recomiendo el de su victoria, pronunciado el 4 de noviembre de 2008.

Iacus dijo...

Jerusa, si no te conociera, pensaría que estabas haciendo algún tipo de coña irónica.

Por cierto, los ejemplos que señalas en el texto son de anáfora gramática, y no de la anáfora retórica que mencionas (y es la que utiliza Obama en sus discursos).

Frondoso dijo...

Estimado Iacus:

Estoy harto de que utilices el apodo “Jerusa”, en vez de “Frondoso” cuando te mueves en la blogosfera, o de mi nombre en la vida real. Así que, cuando en futuras ocasiones te dirijas a mí, o me menciones en otros comentarios, evita ese término y utiliza el sustantivo que corresponda, como yo hago contigo. Aparte de no suponer esfuerzo alguno, es una muestra de educación para con una persona a la que conoces desde hace años.

Observo un gran desconocimiento por tu parte de lo que es la anáfora gramatical y la anáfora retórica. Según la RAE, la primera es un “tipo de deixis que desempeñan ciertas palabras para recoger el significado de una parte del discurso ya emitida”. Por ejemplo, “lo” en “dijo que había estado, pero no me lo creí”. La segunda, en cambio, es una “figura que consiste en repetir a propósito palabras o conceptos”, y ES la que utiliza Frizork en su relato y la que emplea Obama en sus discursos. Para muestra, el que le recomendé al anfitrión en mi anterior comentario:

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Discurso/inaugural/presidente/Barack/Obama/espanol/elpepuint/20090120elpepuint_16/Tes#

Iacus dijo...

No es desconocimiento, está todo aquí.

http://es.wikipedia.org/wiki/An%C3%A1fora_%28ret%C3%B3rica%29

http://es.wikipedia.org/wiki/An%C3%A1fora_%28gram%C3%A1tica%29

Pero me retracto. Señalaste bien los ejemplos. Leí demasiado rápido y no me fijé en que te referías a las, según tú, "líneas" en las que se hacía la repetición.

Nirei dijo...

Sobre el relato:
¿Qué decir que no te hayan dicho ya?, me inspira bastante indentificación. Yo te recomendaría que lo publicases, para eso lo has escrito, ¿no?

Sobre el hombre del piano:
Comentabas en mi blog que unos desaprensivos le habían robado el piano una vez. ¿En serio? No puedo más que pensar: "Joder, que mal está el mundo."
Por curiosidad, ¿cómo llegó a tus oídos esa historia?

Y para finalizar... perdona si hoy acorté un poco la conversación en la facultad. Tenía a una amiga muerta de asco en el banco. ^^U

Un saludo y disculpa que te haya llenado esto de "Off-topic" xD

Frizork dijo...

Yo lo que puedo decir en la discusión Iacus-Frondoso es que desconocía completamente la existencia de varios tipos de anáfora xDDDDDD

Anónimo dijo...

lo de las columnas, probaste a piyar en la cantera blokes mas grandes?
el resto es por la droga


voy a la tintoreria a por las sandalias y la tunica, besos

Iacus dijo...

Veo por el comentario de arriba que tus textos promueven el surrealismo y la locura.

Frizork: No es que haya varios tipos de anáfora. Más bien son dos cosas distintas que tienen el mismo nombre.

Frizork dijo...

No promueven la locura ni el surrealismo, Torri ya es así de base xDDDDDD