domingo, 2 de noviembre de 2008

Las mujeres y el deporte

Es cierto que en las últimas semanas (más bien en los dos últimos meses) he tenido esto un poco abandonado. Ha sido por dos razones: la primera es que he estado bastante ocupado últimamente, y la segunda es que le dije a Frondoso que mi siguiente entrada sería sobre El Caballero Oscuro y a pesar de que me estaba costando mucho escribir esa entrada quería cumplir mi palabra. Al final la he cumplido y, aunque no ha quedado tan bien como sonaba en mi cabeza, estoy bastante contento con el resultado final.

Así que como llevaba mucho tiempo sin actualizar mi blog, hoy os dejo dos entradas a falta de una: la anterior a esta que es esa crítica que tanto se ha hecho esperar, y esta, que reciclando un post bastante largo y currado que escribí para Área 42 (que hace poco cumplió un año) espera generar un debate muy interesante sobre un tema bastante polémico. Espero que con este escrito no cambie la buena imagen que todo el mundo tiene de mí (o sí la cambie si vuestra imagen es mala) Y espero volver a actualizar más a menudo.





¿Están las mujeres discriminadas en el deporte? Antes de nada quiero dejar claro que yo creo en la igualdad absoluta entre hombres y mujeres, deben ser iguales para las cosas buenas y para las cosas malas (normalmente cuando digo eso viene una mujer y me dice "reclamamos igualdad desde la diferencia" y la conversacion se termina porque para mí esa frase significa que quieren una igualdad contaminada y parcial) Quiero decir que el sexo de una persona es solamente una característica más de esa persona: como la raza, la nacionalidad, la altura, el peso o la belleza. Creo además que cada característica que cada uno posee trae consigo ciertos beneficios y ciertas limitaciones (yo soy bajito y por culpa de ello no llegaré nunca a ser un pívot estrella de la NBA) Cada persona es diferente a las demás porque tiene características diferentes, que marcan ventajas diferentes y limitaciones diferentes. Pero eso ocurre con todas las características y no solamente con el sexo, que es una más del saco.



Aclarada esta nomenclatura hablaré por ejemplo de... la prueba de atletismo de los 100 metros lisos. Hay dos categorías: masculina y femenina. Desde que tengo uso de razón y hasta el día de hoy, las marcas de la categoría masculina son bastante superiores. Dicho de otra forma, la característica ser hombre da facilidades a la hora de ser mejor en esa disciplina en general. La otra categoría suele tener menos publicidad mediática, algo que yo veo perfectamente lógico porque las participantes son peores al no ser capaces de conseguir tiempos tan buenos. Estoy seguro de que si una mujer consiguiera la misma marca del señor Bolt, recibiría la misma publicidad que la que recibió el campeón olímpico (más bien recibiría más publicidad, solamente por ser mujer...) Pero dejando a un lado la publicidad lo cierto es que la medalla de oro olímpica suma lo mismo en el medallero, sea masculina o femenina a pesar de que hasta ahora ha sido la masculina la que ha determinado quien es el ser humano más rápido de la tierra, con todas y cada una de las características que un ser humano puede ser; y de que ha habido muchos hombres sin medalla con mejores marcas que mujeres que sí tienen medalla. La existencia de la categoría femenina femenina está completamente aceptada por la sociedad pero ¿es realmente justo que exista? Yo creo que no, porque ser varón no es la única característica de los seres humanos que da facilidades para esta prueba. Yo mismo tengo unas piernas bastante cortas que limitan mucho mi zancada en carrera. Me atrevería sin duda a decir que eso limita incluso más que el hecho de ser mujer a la hora de competir en esa prueba. Así que resulta que no existe una categoría para seres humanos con piernas cortas, ni una para seres humanos con problemas para el desarrollo muscular, ni para muchas otras características que limitan el rendimiento en la prueba; pero sí que la hay para los seres humanos hembra ¿Se puede decir entonces que las mujeres estan marginadas en este deporte? En vez de hacerlas competir como uno mas, les hacen una prueba exclusiva para ellas, que tiene el mismo valor que la prueba "absoluta" en las Olimpiadas. Van muchas más mujeres a las Olimpiadas de las que irían si solamente hubiera una única prueba, mientras los paticortos y demás gente limitada para esa prueba seguramente tenga que ver las Olimpiadas desde casa. No sé cómo llamáis vosotros a eso, pero yo desde luego que no lo llamo marginación...



Lo que he dicho sobre los 100 metros lisos se puede aplicar más o menos a cualquier deporte. En fútbol se me hace difícil imaginar a una delantera mujer aguantando el marcaje agresivo de Materazzi, a una defensa defendiendo a un delantero rápido y habilidoso como Fernando Torres o a cualquier jugadora tirando una falta con más potencia de la que tenía Roberto Carlos en sus mejores tiempos (por poner unos pocos ejemplos) En baloncesto el nivel tampoco es el mismo, y tampoco en muchos otros deportes (de los que admito no tengo tanta idea como de fútbol) y sin embargo siempre (o casi siempre) gozan de una categoría femenina a todos los niveles de competición, mientras que los que tienen otras características limitadoras no gozan de tales privilegios. Sí, privilegios, porque si hubiera un mundial de baloncesto para bajitos, muchos bajitos podrían ser deportistas de élite, pero al no haberlo solamente los que son auténticos fuera de serie como Mugsy Bogues, que consiguen alcanzar el mismo nivel que los que no tienen su limitación, consiguen llegar a ser élite en su deporte. Espero que tras decir todo esto me entendáis un poco mejor cuando digo que la marginación de las mujeres en el deporte es una leyenda urbana.

Batman: El Caballero Oscuro



Título original: The Dark Knight
Nacionalidad: USA.
Género: Ciencia Ficción
Duración: 152 minutos
Calificación: 10/10

Allá por julio de este año se estrenó en EEUU una película nueva de Batman. Me había fijado en ella un poco porque su predecesora Batman Begins me pareció una película bastante bien hecha, y que a pesar de que se me hizo un poco lenta, supo profundizar bastante bien en un personaje tan complejo como es Batman. Sin embargo mi interés por esta segunda parte aumentó después de ese estreno norteamericano. La película se situó rápidamente primera en la famosa lista de IMDB de mejores películas de la historia (posteriormente bajaría hasta el cuarto puesto donde se encuentra ahora mismo) En ese momento decidí no verla hasta que saliera en el cine, porque me fuera a decepcionar o no tras tantas espectativas quería saborearla bien. Y no me equivoqué.

Lo primero que hay que saber sobre esta película, es que Batman no es el protagonista. El Jóker y Harvey Dent ocupan ese puesto, y son los personajes en los que más se profundiza. Una de las cosas que más me gustan es la visión que se da de ambos. Además de conseguir que no parezcan nada ridículos (algo bastante meritorio tratándose de esos personajes) Christopher Nolan consiguió adaptarlos al presente de forma coherente, y con dos visiones completamente enfrentadas (ese enfrentamiento de puntos de vista es el núcleo de la película) El resto de personajes, a pesar de que no tienen tanto protagonismo, también están muy cuidados.



Los actores de la película realizan un gran trabajo. En general me han gustado todas las actuaciones, pero el Jóker de Heath Ledger me ha sorprendido muy gratamente. He de admitir que cuando me enteré de que el ídolo de jovencitas, protagonista de Destino de Caballero (que me pareció mala y pobre en todos los sentidos) iba a ser el encargado de suceder al mítico Jack Nicholson en el papel del Jóker; pensé que lo iba a hacer de pena y que iba a estropear la película completamente. Pero me equivoqué muchísimo y su interpretación de un Jóker caótico y psicópata, que consigue dar miedo por lo impredecible que es (y que nunca se sabe hasta dónde puede llegar) está por encima que el de Nicholson. Creo que se merece ese Óscar póstumo del que tanto se ha hablado porque ha conseguido sorprenderme prácticamente en todas las escenas en las que sale.

El resto de puntos hasta conseguir esa nota tan alta que le he dado es por el guión y el ritmo de la película.Tiene un gran número de escenas de acción bien llevadas, una trama intensa, acompañados de una música y unos efectos especiales increibles. Sin duda puedo decir que estamos, no solo ante la mejor película de Batman que se ha hecho hasta ahora, sino ante la mejor película de superhéroes hasta la fecha.


A PARTIR DE AQUÍ LA CRÍTICA DE LA PELÍCULA CONTIENE SPOILERS QUE PUEDEN DESTRIPAR LA PELÍCULA A QUIENES NO LA HAYAN VISTO



Tras ver la película me he quedado con la impresión de que la pelea que mantienen el Jóker contra Batman y Harvey Dent es como una especie de partida de ajedrez. El villano tiene su imagen caótica de la naturaleza humana y se empeña en demostrar a todo el mundo (incluído a él mismo) que todo el mundo puede ser tan demente como él si se ve sometido a circunstancias lo suficientemente críticas. Batman cumple su eterno papel de superhéroe que no tiene superpoderes: se exige lo máximo a sí mismo e intenta anticiparse a su enemigo; para acabar con él mediante planes minuciosamente calculados en cada uno de los detalles. Harvey Dent combate con otras armas, es la inspiración que el pueblo necesita con buenos principios y fe en la justicia y en el sistema. El problema para "los buenos" es que como ya dije arriba el Jóker es tremendamente impredecible, y siempre parece ir por delante, hasta que consigue arrebatar a sus dos enemigos lo que más quieren en el mundo. Ahí es donde se ve la diferencia entre Harvey y Batman. Harvey sucumbe y se corrompe dando la razón al villano. Pierde completamente el norte y la fe que tenía depositada en el ser humano y se convierte en Dos Caras. Batman sin embargo demuestra ser incorruptible y continúa en la partida hasta que consigue derrotar al Jóker en su final maestro: la escena del barco (mi escena favorita de la película)

Esa diferencia entre Batman y Dos Caras es uno de los temas principales de la trama, y me encantó como Nolan consigue que su película sea tan inmersiva en esa parte. Es una pena que me haya perdido muchos guiños a los cómics por no saber casi nada del tema (algunos me lo han explicado, como el de la escena en la que Harvey Dent detiene en el juzgado a un preso, porque no comprendía qué hacía esa escena ahí) y que en el doblaje hayan puesto voces distintas a Batman y Bruce. Pero la película es una obra maestra, en lo que cuenta y en cómo lo cuenta. Un saludo a todos los lectores y os dejo con una de las escenas clave de la película.