viernes, 10 de agosto de 2007

Los videojuegos

Lo admito, soy todo un fan de los videojuegos. Y desde que era muy pequeño he dedicado horas y horas a este tipo de entretenimiento. Pero al mismo tiempo he visto cómo los videojuegos se han ido haciendo importantes dentro de la sociedad, al mismo tiempo que se han ido adaptando a las nuevas tecnologías y a la propia sociedad, para abrirse paso.

Desde que Atari creó el mítico Pong en los años 70 (al ver la imagen seguro que lo conocéis) se ha visto cómo los videojuegos eran un mundo al que se le podía sacar mucho partido. Space Invaders (los "marcianitos" de toda la vida) Pacman ("come-cocos") o el Tetris se han convertido en una parte importante del siglo XX.

Los avances tecnológicos iban permitiendo a los creadores elaborar cada vez videojuegos más y más complejos: pasaron de tener un único objetivo simple a incluso desarrollar una compleja historia en un mundo fantástico como en el primer Zelda. Mi reflexión personal viene en este punto: cuando yo empecé a jugar los juegos con los que me encontré tenían siempre un diseño muy original, una historia muy cuidada a la vez que planteaban todo un reto para conseguir terminarlos (me he acordado de esas cosas estos últimos dias al leer el fotolog /faskardo) Pero precisamente los avances tecnológicos que habían hecho posible llegar hasta ahí avanzaron a velocidades agigantadas, y los videojuegos cambiaron descuidando aquellas virtudes para cuidar mucho más lo bonitos que eran visualmente. Y poco a poco comenzaron a salir juegos muy parecidos entre sí, muy poco originales y prácticamente como rosquillas haciendo que perdiera el interés en el mundillo exceptuando a un par de joyitas que se salvaban de esa decadencia de mostrar simplemente potencial gráfico.

Hoy en día el futuro de los videojuegos está en Internet, el nuevo camino. El reto ya no es descifrar todos los secretos de un juego, sino competir directamente con otros jugadores de cualquier parte del mundo. Los MORPGs se han convertido en los reyes, juegos que consisten en crear un mundo virtual donde los jugadores se desarrollan, conviven, colaboran.... una auténtica vida virtual donde para prosperar y tener éxito hace falta una enorme cantidad de horas de juego. Os dejo un ejemplo de hasta donde pueden llegar esos juegos con un vídeo del World of Warcraft (y no, no se ve borroso, es que el personaje que está viendo todo eso va borracho)



En Corea por ejemplo hay partidas de Starcraft que son vistas como auténticos eventos de masas:

¿Puede ser que realmente el estilo de los juegos que yo conocí cuando era más joven haya muerto para convertirse en algo tan grande y distinto? ¿Qué rumbo tomarán después del actual? Yo no hago más que ver como cada día este mundillo me deja más atrás, ojalá no consiga perderlo de vista del todo. Un saludo a todos los lectores.

miércoles, 1 de agosto de 2007

Fútbol para principiantes: Capítulo segundo

Bienvenidos de nuevo amigos futboleros. En este nuevo capítulo de como ser un buen futbolero. Aunque ya sabéis lo que es un fuera de juego y tenéis la forma de poder hablar de lo más importante que ha pasado en el mundo futbolístico, aún no os dije nada sobre como comportarse cuando estáis viendo un partido con los colegas.

Lo primero que tenéis que hacer a la hora de ver un partido de fútbol es decidir qué equipo queréis que gane el partido, eso condicionará toda vuestra actuación durante el partido. A la pregunta lógica de "si voy a ver un partido de fútbol ¿puedo ir vestido como un mamarracho, con una bandera como si fuera una capa, un casco con cuernos o cualquier sombrero hortera y la cara pintada?" pues... depende. Si el partido se juega en la ciudad donde residís (eso se sabe porque entonces el equipo de la ciudad va primero cuando dicen los dos equipos que se enfrentan) no pasa nada si váis vestidos así, a nadie le parecerá extraño aunque vayáis a ver el partido a un bar en vez de al estadio. Sin embargo cuando el partido no se juega en la ciudad es menos recomendable, lo ideal es llevar una camiseta del equipo junto con el resto de ropa normal. En cuanto el balón empiece a rodar lo único importante es identificarse con vuestro equipo: ¿que a un jugador le dan una patada? actuad como si os la dieran a vosotros ¿que un jugador da una patada? actuad como él y poned cara de que el jugador contrario se salvó de llevarse más esta vez. Y si os aburrís sólo hay que decir una y otra vez "en los buenos tiempos jugábamos mucho mejor, aquello sí que era un equipo" yo tengo oído decir eso a niños de 10 o 12 años...


Como nuevo conocimiento futbolístico os enseñaré qué manera se tiene de entender el fútbol en los diferentes países. La forma de jugar varía mucho entre unos países y otros:

En Brasil este deporte es todo un arte. Los jugadores brasileños juegan muy ofensivamente, con pases y regates imposibles (es el fútbol-arte) Para un brasileño pertenecer a la selección de fútbol es el mayor logro que se puede conseguir. os dejo un vídeo sobre lo que ocurre en el vestuario brasileño antes de un partido.



Argentina es un país similar futbolísticamente, también es toda una pasión y el porcentaje de futboleros entre los argentinos es elevadísimo. Su estilo de juego es parecido al de Brasil, pero siendo un poco más agresivos sobre todo en defensa.



El fútbol en Europa es otro cantar. Las genialidades quedan un poco de lado y los jugadores actúan más como máquinas, con tácticas mucho más robustas y siendo mucho más potente físicamente. Los ingleses juegan un estilo muy agresivo y desgastador corriendo durante los 90 minutos. Los alemanes aprovechan su gran estatura jugando fútbol aéreo y los italianos son famosos por su estilo ultra-defensivo. Personalmente no me gusta nada el estilo italiano, por parecerme muy poco ortodoxo. ya cuando se llevaron el mundial celebrado en España en 1982 fue gracias al marcaje que su defensa Gentile realizó sobre Maradona y Zico, con un gran número de faltas y jugándose la expulsión a cada momento. El último mundial que se celebró el año pasado también lo ganaron ellos y no fue muy diferente...



Un saludo a todos los lectores, y los no-futboleros no os preocupéis, mi siguiente entrada no será como las dos últimas.

Fútbol para principiantes: Capítulo primero