lunes, 23 de abril de 2007

El esfuerzo y la frustración




Es mi escena favorita de la serie anime Hajime No Ippo (os advierto que es bastante spoiler) Queda bastante lejos de estar entre mis favoritas, pero me encanta como refleja la intensidad de un buen combate de boxeo (demasiada a veces, en el vídeo el amago que hace Ippo es muy exagerado...) y sobre todo, el espíritu de superación y la capacidad de sacrificio necesarias para dedicarse a eso (en el vídeo se simboliza con un brillo en los ojos de los boxeadores) Porque aunque el fútbol sea el deporte rey, el boxeo es todo un deporte de reyes. Y es esa la faceta que más me gusta: el esfuerzo. Algo que yo siempre he valorado mucho, y para mí no hay mayor satisfacción que el ver el éxito de algo en lo que he invertido mucho esfuerzo, pocas sensaciones puede haber mejores ¿verdad? Por eso mismo siempre intento entregarme al 100% en todo lo que hago, sin darme nunca por vencido.

Y la verdad es que de esa forma es muy difícil tener sentimientos de culpabilidad... pero no creáis que no me siento mal muchas veces por culpa del fracaso. La frustración es un sentimiento que aparece en mi vida más veces de las que me gustaría. Es lo malo de intentar esforzarse tanto, los batacazos simplemente duelen más. No todas las cosas en esta vida dependen únicamente del esfuerzo que empleemos en ellas, porque sería una vida demasiado ideal y fácil. Muchos otros factores influyen, y normalmente lo hacen para llevarnos al fracaso sin que podamos hacer nada para evitarlo. Pero por muy mal que nos haga sentir, aquello que no podemos controlar hace que la vida sea más interesante, sobre todo porque al fin y al cabo no tenemos forma de saber si un fracaso es causado o no por falta de esfuerzo. Por eso yo os animo que nunca os resignéis si algo no sale como queríais, por perdido que parezca al menos yo prefiero seguir esforzándome a permitir que la resignación y la culpabilidad me destrocen por dentro. Un saludo a todos los lectores.

7 comentarios:

Rocio dijo...

Aqui mi post... ;P

"Esfuerzo"
"Fracaso"
"Culpabilidad y resignación"

Siempre que te involucres y te esfuerces todo lo posible, aunq no consigas la meta marcada, la sensación nunca será de fracaso, xq al menos lo has intentado y has llegado hasta donde has podido. Desde mi punto de vista lo veo así, aunq si que es cierto, q para aquellas personas q son muy exigentes consigo mismas la cosa cambia un poco, pero bueno, resignarse y culparse por algo que no has logrado no te llevará a ningún lado xq lo que tiene que primar es haberlo intentado :)

Sin duda, eres una de las personas mas fuertes que he conocido y sé q nada te destrozará por dentro... xq eres Grande Grande GRANDE!!!

Un Saludo

(:

eli dijo...

del fracaso, la frustracion de una derrota y el perfeccionismo radical puedo opinar bastante, de hecho yo soy una persona que se traza metas y si no las cumple.. ese sentimiento de angustia invade mi mente, haciendo que no valore lo que he conseguido antes, es como si partiese de cero y me exigiera el doble aunque no este en condiciones de conseguirlo, pero tienes razon en todo lo que dices, la resignacion es un sentimiento espantoso, siempre hay q luchar, y seguir adelante, aunque parezca que no valga la pena, todas nuestras ilusiones plasmadas en un proyecto es algo que siempre es digno de alabanza¡¡¡ sea cual sea el resultado¡¡ bikiños

Aralim dijo...

Bueno yo creo que el esfuerzo y la perseverancia en bueno, pero tambien es una muy buena cualidad saber cuando debes parar, no todo es blanco o negro y no todo lo consigues insistiendo, hay veces que lo mejor es encontrar otra cosa que ocupe tu corazon, no digo que siempre sea asi pero hay veces que es lo mejor

Indiana dijo...

Me parece muy sensato lo que ha dicho Aralim y lo suscribo totalmente.

Ultimamente me considero una persona muy feliz XDD (bueno, la verdad es que no tengo motivos para no serlo XDDD) y creo que es debido, primero, a que me he vuelto una persona muy optimista, de la clase de persona que piensa que todo tiene solución XD, y segundo, porque nunca me he impuesto metas tan desorbitadas que no pudiera alcanzar.

Este año haciendo un poco de balance de mi vida me he dado cuenta de que siempre he elegido metas bastante razonables, lo cual se ha traducico en que poco a poco he ido cumpliendo muchas de ellas, y no sólo eso, sino que en varias ocasiones he superado con creces esos objetivos, lo cual, me anima muchísimo a continuar hacia adelante.

Realmente creo que saber elegir bien tus metas es algo muy importante para vivir feliz, y desde luego, ser consciente de que no te debes imponer imposibles es una gran baza.

Y otra cosa, a veces pequeñas metas que no requieren gran esfuerzo para lograrlas, animan mucho a conseguir otras más grandes que requieren más esfuerzo.

De todos modos Frizork estoy de acuerdo contigo en una cosa, hay que tirar siempre hacia adelante, cuando algo fracasa, no hay que retroceder, hay que tener en cuenta los errores cometidos, aprender de ellos y seguir hacia adelante.

lor (/acquanubole) dijo...

hola! sin duda un gran consejo el q has dado.
Creo q es mejor intentar hacer algo que quedarte con la duda de ¿q pasaría si lo hubiese, al menos, intentado?

pd: es genial encontrarte x aqi tb ;)

Besos

Sylvestro Buccelli dijo...

Dile a Indy que cierre la válvula, que me aburrí con su parrafada XD. Es broma, es bromaaaa XD. El vídeo está bien, erp los japos, siempre con sus frikadas, se pasaron tres pueblos con los efectos de anime de la hostia, especialmente cuando dan golpes o hacen un movimiento rápido con los brazos.

Por cierto: el fútbol no es, nunca fue y nunca será el deporte rey. Decir que cualquier deporte es el deporte rey es una gilipollez, tío. Que gran parte de la población española sea tan cazurra que no sepa ver más allá del fútbol no quiere decir que haya que ponerlo por encima de ningún otro deporte.

Me ha gustado este post y paso de dejarte ningún comentario en plan reflexión porque me rayaría mucho, y con los comentarios de estas chicas ya has tenido un buen contraste de opiniones XDDD.

Saludos.

Flackon dijo...

Está claro que si realmente quieres algo, debes intentarlo hasta conseguirlo. Puede que haya varios caminos, y no estés tomando el óptimo, pero rendirse y resignarse siempre es mucho peor que no intentarlo.